Los collares Martingale están especialmente diseñados para galgos. Su cuello es del mismo tamaño que la cabeza y cualquier collar se les desliza con facilidad, con lo cual, el diseño anti-escape impide que el collar se salga cuando el perro se mueve mucho. No obstante, este collar puede llevarlo cualquier raza pero hay que tener en cuenta algunas cosas que os detallamos a continuación.

¿En qué consiste este sistema? Los collares martingale constan de dos partes diferenciadas: una fija donde se encuentra el enganche para la correa (A) y otra ajustable (B) que, mediante un pasador (C) permite variar el tamaño del collar para que se adapte perfectamente al cuello del perro.

Las partes de un collar Martingale

CÓMO UTILIZAR CORRECTAMENTE EL COLLAR ANTI-ESCAPE

Los collares anti-escape son muy prácticos siempre que se utilicen debidamente. Una mala utilización puede echar a perder toda su funcionalidad. Para garantizar esta funcionalidad, es muy recomendable seguir las siguientes instrucciones.

Debemos tener presente que estos collares no son estranguladores, eso quiere decir que aprietan solamente hasta que quedan completamente agarrados al cuello del perro. Su función no es estrangular al perro que tira de la correa sino evitar que se la pueda quitar. Cuanto más tira el perro, más se cierra el collar, parando solamente cuando está completamente sujeto al cuello, de modo que de tirar la cabeza hacia atrás, será imposible que se quite el collar y se suelte de la correa.

Es muy importante que cuando el perro tira de la correa, las argollas que unen las dos partes de tela del collar nunca se toquen la una con la otra. Si las argollas se tocan debemos ajustar más el collar al cuello del perro. En caso de que el perro no llevase el collar a medida, en un momento de tirar la cabeza hacia atrás podría soltarse del collar y la correa.

     Collar que NO va a la medida adecuada          Collar que SI va a la medida adecuada

         

También es muy importante la forma en que las personas agarramos el collar. Agarrarlo por la parte equivocada puede provocar el mismo desenlace que llevarlo demasiado grande. Siempre debemos agarrar el collar por la parte de tela en que está la argolla de la correa, de modo que la parte que se sujeta al cuello del perro pueda seguir trabajando.

       Forma INCORRECTA de agarrar el collar           Forma CORRECTA  de agarrar el collar

            

Estas instrucciones de utilización nos garantizan la máxima seguridad a la hora de pasear tranquilamente con nuestro perro.

El interior

Todos los collares están hechos a mano uno a uno, adaptables a todas las razas con cuellos desde 22 a 42 cms de diámetro.

Son de nylon de escalada forrado.

Las anchuras de los collares son de 2,5 cm, 4 cm y 5 cm.

El exterior

Están forrados en ropa de patchwork de alta calidad.para no dejar ningún borde que pudiera irritar el cuello del perro. Además se consigue un mayor acolchado.

Además de ser muy confortable para el perro, los pelos no se adhieren con facilidad lo que lo convierte en un material perfecto para un collar.

Van cosidos con un hilo muy resistente.

Las argollas

Una parte fundamental de un collar son sus herrajes. De ellos depende no solo la estética del producto terminado, también su duración. Muchos de los herrajes utilizados en la fabricación de collares y correas pierden su brillo en muy poco tiempo y eso es debido a su baja calidad. Las argollas están soldadas para una mayor seguridad.

La talla

Ten en cuenta que los collares Martingale no se abren y por lo tanto hay que pasarlos por la cabeza del perro para ajustárselo posteriormente al cuello.

Medidas a tomar para elegir la talla de un collar martingale

Toma las tres medidas (A, B y C). La medida C se refiere al lugar donde va a colocarse el collar. La talla del collar ha de ser lo suficientemente grande como pasar por la medida mayor de las tres que ha tomado. Si la medida mayor está en el límite de una talla (por ejemplo 42cm que es el límite superior de la talla S) le aconsejamos que nos llame para evitar problemas.

Limpieza

El collar puede ponerse en la lavadora, aunque es aconsejable lavarlo a un máximo de 30 grados, opcional el programa delicado. Puedes dejarlo secar al aire para que conserve el máximo de tiempo posible los colores.

Anuncios